Cuida tus pensamientos porque se volverán palabras, cuida tus palabras porque se transformarán en actos. Cuida tus actos porque se convertirán en costumbres. Cuida tus costumbres porque forjarán tu carácter. Cuida tu carácter porque creará tu destino. Y...tu destino será tu vida. Ghandi.

07 diciembre 2005

hombres azules...re-cordare...


Queria abandonar el Dakar.Cada vez era más indisciplinado.Se rebelaba.Lo sancionaban.¿Que quedaba del espíritu inicial de la prueba? Se decia. ¿del desafio entre el hombre y la máquina y la potencia del inmenso desierto? .......Nada.Cada vez todo más mediático,más tecnología al servicio de una seguridad que llevaba a más velocidad y a más peligro para los pilotos.Decía,donde tu carta de navegación al empezar la prueba diaria te señala una duna,cuando llegas ya no está, te la encuentras donde menos te la esperas.Por eso se salía de las rutas señaladas,por eso ponía de los nervios a la organización,por eso queria dejar el Dakar,.........no pudo, murió antes.







Era un hombre azul...

Allí donde esté, seguro tiene a sus pies una alfombra hecha de estrellas formando un camello...fijo!



re-cordare...





en otra vida fui una estrella azul...






un kolega murciélago,poeta oscuro que escribe en servilletas de bares en callejones llenos de niebla y humo, que escribe palabras en tinta mágica, que solo deja que las leas una vez, :) porque luego desaparecen,porque él quiere que sea así,... me explicó una leyenda... que los tuaregs llevan estrellas pinchadas en sus lanzas......:))).......¡¡que doloor!! :))))











Son azules porque con el sudor,su piel se tiñe
del color de su ropa...




Manolo García
Nunca el Tiempo es Perdido
Con los hombres azules

Sobre mis párpados vela el gallo de la madrugada,
sobre el péndulo que la vigilia mueve.
Tus rotundas palabras, tu cortante gesto
son el gélido viento que silba por las rendijas de mi pensamiento.
Y es tan grande la tristeza que hoy siento...
Aléjate espejismo del amor eterno,
sólo eres literaria veleidad.
Ni al peregrino das posada ni al sediento agua
ni al que ansía saber, muestras la verdad.

Detesto el tiempo, la ansiedad lamento.
Descansar sólo quiero, junto al calor del fuego,
Me amarro al momento, y lo único que poseo,
con los hombres azules, irme al azul desierto.

Es lo que hoy deseo,
y a ti te deseo que de cascabeles, pífanos y timbales se alegre tu camino.
Que nunca te sea adverso el destino.
Que encuentres en tu vida amigos diáfanos y entretenidos.

Sobre mis párpados velas, frágil ave de la madrugada.
Eres péndulo que en la vigilia hiere.
Tus cortantes palabras, tu rotundo gesto
son el gélido viento que silba por las rendijas de mi pensamiento.
Y es tan honda la nostalgia que hoy siento...

Aléjate espejismo del amor eterno,sólo eres literaria veleidad.
Ni al peregrino das posada ni al sediento agua
ni al que ansía saber, muestras la verdad.

Somete el tiempo apagará el lamento
bajo un límpido cielo al calor del fuego.
Me acojo el momento y lo único que deseo es
con los hombres azules irme al azul desierto.

Es lo que hoy deseo.
Y a ti te deseo que encuentres tu camino.

Es lo que hoy te deseo y lo que hoy te escribo.

1 comentario:

esprit dijo...

http://www.elperiodico.com/EDICION/ED051203/CAS/FOTOS/EPP_ND/CARP01/f063mh02.jpg

Pilotos y médicos solidarios

• Xavier Mir, el doctor que ha reconstruido las manos de campeones como Arcarons, Coma y Roma, crea una fundación con su ayuda para llevar medicamentos a África


Foto: SPORT / JOSEP VIAPLANA

EMILIO PÉREZ DE ROZAS
BARCELONA

"Cuando vas a África, eres su invitado, su huésped. Te dan todo lo que tienen. Debemos ayudarles y responder a su enorme y generosa hospitalidad". Jordi Arcarons lleva 18 años yendo a África. Antes, compitiendo; ahora, dirigiendo el equipo Repsol-KTM. Arcarons está convencido de que África "no sólo no ha mejorado, sino que ha empeorado. Es increíble".
Es posible que la caravana del Dakar pase por allí a 200 kms/h., pero algunos de sus componentes han vuelto con imágenes que no olvidarán en la vida y tratan de aportar su granito de arena para que mejore la situación de países tan necesitados como Mauritania y Mali. "Comparado con lo que podríamos hacer si nos uniésemos todos, todos, nuestra aportación es diminuta, pero por algo se empieza", explica Nani Roma, que ha corrido 11 veces el Dakar.

En busca del doctor Mir
Todo empezó cuando estos muchachos de hierro regresaron a la consulta del doctor Xavier Mir, el mago que reconstruye sus manos, las de Dani Pedrosa, Toni Elías y Marco Melandri, para que puedan seguir corriendo. Jordi Arcarons, Nani Roma y Marc Coma convencieron a su médico de cabecera para que les acompañase el pasado año. Y Mir, recientemente nombrado vicedecano de la Facultad de Medicina de la Universitat Autònoma de Barcelona (UAB), se reservó los primeros 15 días del año para vivir esa experiencia.
El doctor supo compartir la asistencia médica del Dakar-2005 con la visita a los lugares más recónditos del recorrido donde, como muy bien definió ayer la doctora Beatriz Relinque, "sólo hay unas cuantas casetas que hacen las funciones, no de hospital o centro de salud, ¡qué va!, ni siquiera pueden recibir el nombre de enfermería". "Fue un paseo por la nada", reconoce Mir. Hasta que llegó a Chinguetti, en Mauritania, y entraron en el hospital de La Fraternidad, construido gracias a la ayuda desinteresada de la doctora Relinque y un grupo de amigos de Madrid y Murcia.

Manos a la obra
Mir y la brigada motorizada de Arcarons regresaron a Barcelona y le prometieron a la Doctora milagro que harían todo lo posible para llenar su hospital de medicinas e instrumentos que les ayudaran en lo posible a curar a aquellas gentes.
Dicho y hecho. Lo primero que hizo Mir fue contar con la ayuda inestimable de Mar Paniagua, una farmacéutica del Institut Dexeus, que empleó buena parte de sus vacaciones ("probablemente todas", apostilla Mir), en desplazarse hasta Chinguetti para, no sólo informatizar su farmacia, sino averiguar qué medicinas y material sanitario necesitaban a lo largo de todo el año.
"Ahora sabemos que todo lo que vamos a llevarles lo necesitan y es vital para ellos", explica el médico catalán, que terminó creando la Fundación Dakar Solidario, cuyo emblema es un gran baobab, el árbol de la vida, pues algunos mauritanos aseguran que vive hasta 5.000 años, para aglutinar el esfuerzo de un montón de gente alrededor de este humanitario proyecto.

Medicinas para todo un año
Mir enroló a muchos de sus mejores amigos en la empresa, especialmente a Jordi Arilla, y, bajo el paraguas del equipo Repsol que toma parte en el Dakar-2006 y tras contar con la ayuda de los hospitales de Vall d'Hebron, el Institut Universitari Dexeus-USP y la colaboración de la compañía Smith&Nephew, ha logrado un cargamento de 100.000 medicamentos, que cubre las necesidades no sólo del hospital de Chinguetti sino también las de los centros de Atar y Nouakchott.
No sólo eso, Mir ha conseguido cuatro incubadoras que la doctora Relinque le pidió para el hospital de Atar "donde hay muchos prematuros" (Mauritania tiene un índice de mortalidad infantil del 12%; cuando en España es del 0,3%), bisturís eléctricos, un ecógrafo portátil y cámaras frigoríficas. Mir arrancó de Honda un quad para que el médico de La Fraternidad se traslade a los poblados y ayer mismo consiguió que Derbi le diese cuatro motos.
"Puede que a ustedes ésto les parezca poca cosa", dijo la doctora Relinque, "pero para nosotros, ustedes serán nuestros Reyes Magos preferidos". Así será, pues el reparto se hará el 6 de enero.


Noticia publicada a la pàgina 63 de l'edició de 3/12/2005 de El Periódico