Cuida tus pensamientos porque se volverán palabras, cuida tus palabras porque se transformarán en actos. Cuida tus actos porque se convertirán en costumbres. Cuida tus costumbres porque forjarán tu carácter. Cuida tu carácter porque creará tu destino. Y...tu destino será tu vida. Ghandi.

25 abril 2011

En el espíritu de Orwell.


Y es así como las semillas de vida, plantadas al margen de la sociedad
por los que se atrevieron a imaginar y explorar los caminos de una nueva humanidad,
se han esparcido con una brisa de esperanza, murmurando en la oscuridad de la desesperación,
...hasta llegar a tí, aquí y ahora.




Conclusiones finales del documental:

'Estamos inmersos en una crisis fundamental que afecta a todo y a todos.
No es el fin del mundo, pero sí es el fin de un mundo.
Del mundo construido en las dos últimas décadas sobre el castillo de cartas de la especulación financiera global.

No es solo una crisis económica, es una crisis social, ecológica, espiritual y especial que ha producido el hundimiento de la economía y que intensifica tendencias destructivas como el racismo, la xenofóbia, el sexismo, los conflictos salvajes y la violencia generalizada.

Los gobiernos salieron al rescate de las entidades financieras y de las empresas multinacionales y haciendolo, gastaron más de la cuenta, para llegar el momento poder afrontar un paro masivo y unas pensiones insostenibles.

Las economías de paises enteros, Grecia, Portugal, Irlanda y España, entre otras llegaron al limite de la quiebra y fueron intervenidas por creditores extranjeros.

El euro todopoderoso ha sido cuestionado.
La ficción de la solidaridad europea se ha disuelto en las aguas turbulentas del nacionalismo tribal.
Los politicos aprovechan para saltar a la yugular de sus rivales, induciendo la crisis de la gestión de la crisis. Y los poderes fácticos, estados, grandes empresas y medios de comunicación, utilizan el caos y el miedo para hacer un llamamiento a la disciplina, al trabajo y al sacrificio con la promesa de volver a la añorada sociedad de consumo.

En vano...

El viejo modelo, basado en vivir para trabajar, para consumir en préstamos, ya no funciona.
La creación artificial de capital virtual ha llegado a su límite.
La globalización ha transtocado las industrias tradicionales y los estados del bienestar.
La irresponsabilidad y corrupción de buena parte de los políticos ha provocado la desconfianza general en los autoproclamados salvadores.

La gente ha quedado abandonada a su suerte.
El viejo mundo se ha colapsado
Una versión reducida de la misma forma de vida no consigue tirar adelante y en el horizonte no se ve ningún otro modelo creible.
Y es así como las semillas de vida, plantadas al margen de la sociedad por los que se atrevieron a imaginar y explorar los caminos de una nueva humanidad, se han esparcido con una brisa de esperanza, murmurando en la oscuridad de la desesperación, hasta llegar a tí, aquí y ahora.
http://homenatgeacatalunyaii.org

Salut!

1 comentario:

La Araña Peluda dijo...

Nadie sabe como va a acabar este estado del malestar, pero yo no me atrevo a imaginarme nada bueno.